¿Ducharse con agua fría? Probablemente en este punto todos decimos «No, gracias», pero, ¿y si te digo que este hábito tan sencillo tiene efectos increíbles para tu salud y belleza? Seguro querrías pensártelo dos veces al descubrir que puede ayudar al cuidado de tu piel, cabello y hasta a prevenir la celulitis.

Pero definitivamente esto no es todo. También es una práctica beneficiosa para mejorar el sistema inmune, la función cardíaca, la circulación e, incluso, contribuye a revitalizar el cuerpo y la mente.

En nuestro post te contaremos cómo puedes mejorar tu salud cambiando un poco tu rutina de higiene diaria, así como las recomendaciones y precauciones que debes tener en cuenta. Además, descubrirás los mitos que giran en torno a esta práctica que se ha popularizado en todo el mundo ¡Empecemos!

Mitos que debes conocer antes de tomar tu ducha fría

Las duchas con agua fría se han vuelto cada vez más populares por las numerosas ventajas que giran en torno a esta práctica. Por lo tanto, al tratarse de un tema tan sonado en todo el mundo, era de esperarse que surgieran también ciertos mitos acerca de supuestos beneficios.

A continuación, te desvelaremos algunos de ellos para que puedas añadir este hábito a tu rutina diaria sin falsas expectativas:

📍¿Es bueno ducharse con agua fría para curar la depresión?

La idea de que la depresión puede ser tratada con una terapia de duchas frías surge por una razón muy específica. Ésta es que la exposición repetida al agua en estas temperaturas hace que el organismo sea más eficaz al momento de lidiar con la respuesta a todos los cambios químicos y hormonales que atraviesa una persona con depresión.

Sin embargo, hasta el momento no existen estudios concluyentes que respalden esta teoría. Las investigaciones que se han llevado a cabo hasta el momento no han logrado identificar cuál es el componente real que puede contribuir a mejorar el estado de ánimo y el bienestar.

Incluso, algunos expertos afirman que, durante los análisis, las buenas expectativas de los sujetos pueden llevarlos a experimentar un efecto placebo, lo que interfiere en la obtención de resultados fiables.

📍¿Ayuda a adelgazar?

Se trata de una de las creencias más populares a la hora de pensar en los beneficios de la ducha fría. No obstante, el que esta práctica ayude a bajar de peso no está comprobado.

La razón de esta hipótesis es que el frío externo hace que nuestro organismo genere más calor con el objetivo de mantener la temperatura corporal. En otras palabras, quemamos más calorías al entrar en contacto con el frío.

Incluso, también se cree que bañarse con agua fría ayuda a transformar la grasa «blanca» (menos saludable) en grasa «parda» (que es activa y, a nivel metabólico, más saludable). Esto se cree porque esta es el tipo de grasa que quemamos cuando empezamos a temblar o tiritar si hace frío.

Ahora bien, a pesar de que esta teoría parece tener cierto fundamento científico, no se ha podido demostrar.

Además, parece poco probable que resulte así en la práctica, ya que no es lo mismo exponernos al frío durante un prolongado periodo de tiempo que durante una ducha, que suele ser bastante breve.

Por lo tanto, en casos como estos los efectos (en caso de que realmente se produzcan) serían casi imperceptibles.

7 Beneficios de Bañarse con Agua Fría

Ahora sí, vamos a lo más importante, ¿cuáles son las ventajas de bañarse con agua fría? A continuación, nos encargaremos de indicarte todos los efectos beneficiosos que puede tener para tu belleza y salud:

1. Excelente para cuidar la piel y el cabello

Sí, desde ahora ducharse con agua fría se convertirá en el complemento perfecto para tu rutina de belleza. La razón es poderosa y es que ayuda a mantener la piel, el cuero cabelludo y la fibra capilar en un óptimo estado de salud.

¿Y cómo es esto posible? 🤔 Pues al contacto con el agua fría la piel de nuestro rostro y cuerpo empieza a descongestionarse, por lo que mejora su firmeza y la microcirculación de la zona.

Pero además de ser un excelente masaje para mantener nuestro cuero cabelludo sano, también es excelente para sellar la cutícula capilar ¿El resultado? Una melena más suave y sedosa. Por si fuera poco, puede ayudar a evitar o combatir la caída del cabello.

De hecho, debes saber que usar agua caliente para el lavado capilar es uno de los peores errores en el cuidado del cabello. Esta práctica irrita y daña el cuero cabelludo, haciéndolo, incluso, más propenso a los microbios que generan caspa.

Por el contrario, usar agua a temperaturas más bajas nos ayuda a evitar problemas en esta zona, incluyendo la caspa.

En el caso de la piel no solo consigue mejorar su elasticidad, sino que también puede servir para reducir las ojeras.

Para ello, no solo podemos tomar duchas frías, sino también colocar algodones o pañitos directamente sobre la zona para disminuirlas y conseguir una mirada más descansada.

2. Ayuda a prevenir la celulitis y la retención de líquidos

Esta es otra de las increíbles ventajas de ducharse con agua fría y es que sus efectos se extienden también a la mejora del funcionamiento del sistema linfático.

Recordemos que éste es el responsable de la eliminación del exceso de líquidos, toxinas y grasas de nuestro cuerpo, así que conviene que funcione correctamente.

Entre los problemas que podemos prevenir bañándonos con agua fría están la retención de líquidos y la acumulación de grasas que da lugar a la celulitis.

beneficios ducha fria

3. Mejora la circulación y tiene efecto antiinflamatorio

Es bien sabido que el frío, en general, actúa como un eficaz antiinflamatorio. De hecho, esta es la razón por la cual estamos acostumbrados a aplicar hielo cuando nos damos un pequeño golpe, pues así evitamos la hinchazón.

Algo similar sucede cuando tomamos duchas frías, ya que éstas pueden generar un buen alivio para cualquier dolor que implique un proceso inflamatorio (en dolencias reumáticas, por ejemplo).

En el caso de la mejora en la circulación, esto se debe a que al tomar este tipo de baños se produce una suave contracción de los vasos sanguíneos. Como resultado, la sangre fluye correctamente y logra transportar más oxígeno y nutrientes a todo el organismo.

Esto es conveniente para reducir las rojeces que se producen con enfermedades como la cuperosis, la rosácea, las arañas vasculares o el acné.

Al mismo tiempo, tomar una ducha con agua fría resulta beneficioso para personas que sufren de piernas pesadas o cansadas. Para estos casos se recomienda realizar un masaje con el flujo de agua en sentido ascendente, desde los tobillos a las rodillas.

De esta manera, se activa la función venosa y mejora la circulación de retorno para generar un alivio notable en la zona.

4. Mejora la función cardiaca y el sistema cardiovascular

El sistema cardiovascular también resulta favorecido, pues la exposición al frío genera una suave vasoconstricción. Esto hace que el ritmo cardíaco experimente un incremento moderado, lo que puede resultar muy beneficioso para la salud del corazón.

5. Ayuda a fortalecer el sistema inmune

A pesar de que se trata de un beneficio que aún está en proceso de investigación, se tiene la teoría de que la activación generalizada del organismo que se produce con una ducha fría podría provocar cambios en el sistema inmunológico.

Estos harían que permaneciese alerta ante la presencia de cualquier agresión externa, no solo frente al contraste térmico, sino también frente a bacterias, virus u otros microorganismos.

Otra hipótesis que se tiene en cuanto a este beneficio es que el frío, al contraer los vasos sanguíneos de la parte externa del cuerpo (la piel), logra favorecer el flujo de sangre hacia los órganos y tejidos.

Al mismo tiempo, mejora la eficacia del sistema linfático, que es el encargado de transportar los desechos y luchar contra las infecciones.

La hipótesis de que las duchas frías mejoran la respuesta inmune del organismo ha sido respaldada por diferentes investigaciones. Una de ellas tuvo lugar en Holanda, durante el año 2016 y fue publicada en la revista PLOS One.

Se analizaron más de 3.000 personas, de las cuales, cierto grupo debía ducharse por 30 días seguidos con agua fría durante 30, 60 o 90 segundos.

A raíz de esta prueba se concluyó que estos sujetos redujeron en un 29% su absentismo laboral por enfermedad, a diferencia del grupo que no tomó duchas con agua fría.

6. Favorece la recuperación muscular tras el ejercicio

Este es otro interesante beneficio, pues luego de ejercitarnos no solo experimentaremos una sensación refrescante con una ducha fría, sino que también mejoraremos la recuperación muscular. Esto implica que podremos reducir las molestias posteriores que se generan por las microrroturas fibrilares.

Al mismo tiempo, ayuda a relajar y desinflamar los músculos, siendo perfecto para aliviar el dolor y prevenir posibles lesiones.

beneficios ducha agua fria

7. Ducharse con agua fría revitaliza cuerpo y mente

Esto, probablemente, es un beneficio que muchos en algún momento hemos notado, pues al despertar y tomar una ducha con agua fría es inmediato el efecto de sentirnos activos y llenos de energía.

Esto se debe a que el sistema nervioso se activa con rapidez y avisa al cerebro que está experimentando un contraste térmico entre la temperatura corporal y la del agua. Al activarse el sistema de alerta, se segrega noradrenalina y dopamina.

Ante esta situación, tanto tu mente como tu cuerpo reaccionan al frío intentando reducir dicho contraste. Todo esto se traduce en una revitalización casi inmediata de todo tu organismo, activándonos de inmediato y mejorando la concentración.

¿Por cuánto tiempo es bueno ducharse con agua fría?

Los expertos consideran que el tiempo máximo de exposición no debe ser superior a los 2 minutos. Eso sí, recomiendan empezar con periodos más cortos para que el cuerpo se acostumbre progresivamente.

¿A qué temperatura deberá estar el agua?

Lo ideal es que se encuentre entre los 20 a 25 grados, no es recomendable disminuir aún más la temperatura.

¿La piel puede resultar afectada por un Exceso de Agua Fría?

Sí. Excedernos en tiempo o temperatura, puede provocarnos fallos en la alteración del ritmo cardíaco, quemaduras en la piel, problemas en la capacidad de regulación de temperatura en nuestro organismo e incluso, en casos extremos, hipotermia.

Además, el uso de agua muy fría sobre la piel hace que los poros se contraigan, así que no se logran eliminar las impurezas correctamente.

Al mismo tiempo, puede hacer que las cremas y cosméticos que aplicamos en nuestra rutina de cuidado no sean absorbidos y pierdan pierdan parte de su efectividad.

ventajas de ducharse con agua fria

Recomendaciones para Bañarse con Agua Fría

Ya sabemos que bañarse con agua fría tiene beneficios increíbles para todo el cuerpo. Sin embargo, se trata de una práctica que debemos realizar con prudencia y de forma progresiva para que nuestro organismo se adapte sin problemas.

A continuación, te contamos algunas recomendaciones para que puedas empezar con este buen hábito sin riesgos:

  • Es importante empezar la ducha con agua tibia e ir reduciendo la temperatura progresivamente. No debemos exponernos a un cambio brusco entre caliente y frío.
  • Durante los días de invierno es recomendable mantener el hábito de las duchas con agua fría, a pesar de que sea complicado por las temperaturas del exterior.
  • En caso de que, durante las temporadas frías te cueste mucho trabajo seguir con la práctica porque te resulta extremadamente difícil, lo mejor será optar por el agua tibia mientras pasa el invierno. Recuerda que el frío excesivo podría potenciar ciertas enfermedades.

¿Quiénes no deberían ducharse con agua fría?

En primer lugar, las personas que padezcan alguna cardiopatía deberán consultar con su especialista para saber si es o no conveniente tomar duchas frías, según las características de su patología.

Igualmente, quienes padezcan, por ejemplo, la enfermedad de Raynaud, la cual genera una sensación de entumecimiento y frío en ciertas áreas del cuerpo en determinadas circunstancias.

También aplican restricciones en caso de sufrir de hipertiroidismo, pues los individuos con este problema de salud suelen sentir más frío.

Ahora que ya conoces todo acerca de las duchas frías y sus beneficios, ¿qué opinas? ¿consideras que cambiar a este hábito valdría la pena para ti?

Si ya lo has probado, ¿cómo ha sido tu experiencia? ¡Nos encantaría leer tu opinión!