Nuestro rostro es de las zonas más delicadas del cuerpo, por lo que las manchas en la cara suelen ser muy comunes. Éstas suponen una alteración en la pigmentación cutánea y pueden aparecer debido a múltiples factores.

En nuestro artículo te ayudaremos a aclarar todas tus dudas. Te contamos cómo identificarlas, qué debes tomar en cuenta y cuáles son los tratamientos más efectivos para eliminarlas.

Descubre con Mayte Garrido cómo hacer que tu rostro luzca luminoso y con un tono uniforme ¡Empecemos!

Tipos de Manchas en la Cara

Se distinguen de acuerdo a la zona donde se generen, el aspecto que presenten y los factores que las produzcan. Antes de profundizar, es importante clasificarlas a grandes rasgos como: manchas blancas y oscuras.

Las manchas blancas son producto de la hipopigmentación. En otras palabras, debido a la ausencia total o carencia de melanina.

Las manchas oscuras, por su parte, se generan por la hiperpigmentación cutánea, mejor conocida como sobreproducción de melanina.

Por lo tanto, en función de esto, las manchas que pueden presentarse en tu piel son:

Pecas: La predisposición a las pecas es de origen genético y aparecen como consecuencia de una distribución desigual de melanina. Es decir, en lugar de ubicarse de manera uniforme, se reparten en pequeños grupos.

Seguidamente, cuando la piel se expone al sol, se genera un oscurecimiento de estas áreas, haciéndose visibles y formándose las pecas. Son más comunes en personas de piel clara, en especial si tienen cabello rubio o pelirrojo.

Lentigos solares: Son manchas redondas, planas, pequeñas y con bordes definidos. Su aparición está relacionada con el efecto de la radiación solar, por lo que suelen presentarse en las zonas más expuestas.

Es común que se manifiesten a partir de los 50 años. Esto se debe a que el paso del tiempo disminuye la capacidad de la piel para regenerarse y recuperarse luego de exponerse a los rayos solares.

No obstante, los lentigos solares son, habitualmente, manchas benignas que no requieren de tratamientos médicos pues no representan riesgos a la salud.

Melasma: Es una alteración que ocurre mayormente en mujeres, generando variaciones del tono facial hacia colores pardos. Se presenta con formas planas e irregulares.

Las alteraciones hormonales son una de las causas, aunque en algunos casos puede deberse al sol, enfermedades endocrinas o el estrés.

Es muy común durante el embarazo, aunque en la mayoría de estos casos suelen ser temporal y desaparece por sí solo al culminar el proceso de parto.

Los lugares en los que comúnmente aparecen estas manchas son la frente, mentón y mejillas.

Existen 3 tipos: Melasma dérmico (la melanina se concentra en la capa más superficial de la piel); epidérmico (se ubica en la zona basal de la dermis); y mixto (combina las características de los anteriores).

Lunares o nevos: Se trata de formaciones compuestas por melanocitos que crecen en grupos, como puntos de color de distintos tamaños en la piel.

Son bastante comunes y suelen aparecer en cualquier parte del cuerpo. La mayoría son benignos, pero es importante vigilarlos ante posibles cambios de tamaño, color o forma, e informar al médico si éstos ocurren.

Varían por colores, pues podemos encontrar lunares azules, rosados o marrones, siendo éste último el más habitual. Su forma es redonda u ovalada, con un diámetro inferior a 6 milímetros.

Melanoma: Consiste en un tipo grave de cáncer de piel que tiene lugar cuando los melanocitos (células productoras de melanina) empiezan a crecer de forma descontrolada. Como consecuencia, se crea una masa de células cancerosas.

A ciencia cierta no se conocen sus causas, aunque ha quedado demostrado que exponerse al sol sin protección adecuada puede incrementar el riesgo de melanoma.

Entre los primeros signos de alerta está el cambio de tamaño, color o forma de un lunar. Igualmente es necesaria una exploración médica para anticiparse a los problemas.

Pitiriasis Alba: Es otra de las más comunes y se trata de manchas de color claro que aparecen en la cara y el cuello, así como en brazos y tronco.

Es más habitual durante la etapa de la niñez, presentando mayor predisposición en las pieles oscuras. Suelen desaparecer por sí solas con el paso del tiempo, aunque es necesario su cuidado e hidratación de la zona.

Tratamientos para las manchas en la cara

Generalmente la gran mayoría de tipos de manchas pueden eliminarse por completo, aunque es necesario acudir a nuestro medico especialista de confianza para elegir el tratamiento correcto y garantizar la máxima efectividad.

Cada uno de estos conlleva un tiempo específico, y algunos pueden requerir un mantenimiento periódico para conseguir los efectos deseados. A continuación, te contamos cuáles son los mejores tratamientos para las manchas en la cara.

peeling quimico

Peeling Químico

Es de los tratamientos más efectivos contra las manchas en el rostro y consiste en la aplicación de distintas soluciones químicas que ayudarán en la restructuración del colágeno.

Su función será exfoliar y renovar las capas más superficiales de la piel, permitiendo así que no solo desaparezcan las manchas, sino también las cicatrices, marcas y otras imperfecciones.

Hay distintos tipos de peeling, cada uno con efectos específicos (superficial, medio y profundo). En este caso, el más indicado para tratar las manchas será el peeling medio que actuará a nivel de la epidermis y dermis superficial.

Normalmente se acompaña de otros tratamientos estéticos y también es útil para tratar el envejecimiento solar o senil, así como para arrugas finas y medias.

En nuestro Centro Estética Mayte Garrido conseguiremos que tu piel luzca un tono uniforme y libre de imperfecciones con nuestro peeling químico.

lifting facial

Lifting facial

La técnica de lifting facial más adecuada para las manchas es la microdermoabrasión. Se trata de una exfoliación física, a diferencia del peeling que es una exfoliación química.

Para el procedimiento se utilizan puntas de diamantes naturales, logrando así extraer las capas más dañadas en la superficie de la epidermis. De esta forma, estimula la generación de colágeno y elastina.

Como resultado, favorece la regeneración de la piel, logrando así eliminar manchas, marcas o arrugas. Cabe mencionar que no es un tratamiento indicado para pieles de tipo rosácea, sensible o inflamada.

Uno de los mayores beneficios de la microdermoabrasión es que produce resultados en cuestión de segundos. Además, es una alternativa excelente si buscas un tratamiento no invasivo e indoloro.

En el Centro Estética Mayte Garrido somos especialistas en lifting facial. Te ayudaremos a tratar tus manchas en la cara con resultados garantizados.

luz pulsada facial

PDL (Láser Colorante Pulsado) o IPL (Luz pulsada intensa)

Son de los tratamientos más eficaces para las manchas, debido a que pueden llegar a las capas más profundas de la piel.

Tienen la capacidad de poder tratar varias lesiones durante una sola sesión. Pero esto no es todo, sino que además no dejan cicatrices y evitan que las manchas aparezcan nuevamente.

El procedimiento se basa en el pigmento rojizo de la sangre, por lo que a medida que se mueve por el rostro, va cauterizando los capilares rojizos o las manchas rojizas pigmentadas.

Éstos serán absorbidos de forma natural por el torrente sanguíneo, pero con la ventaja de que no afectará las zonas de la piel que se encuentren alrededor.

mesoterapia facial

Mesoterapia Facial Despigmentante

Consiste en una técnica altamente efectiva ante casos de melasma. El procedimiento se realiza inyectando sustancias despigmentantes en las capas más profundas de la piel.

Algunas de las sustancias pueden ser retinoides, hidroquinona o ácido azelaico. Estas permitirán que el tono de la piel se unifique, luzca más luminoso y disminuyan las manchas.

Los resultados en este tratamiento empiezan a ser visibles tras las primeras 2 a 3 sesiones. También está indicado para las hiperpigmentaciones fotoinducidas (producidas u originadas por la luz) y manchas a causa de la edad.

manchas en la cara

¿Por qué aparecen manchas en la cara?

Factores genéticos: El fototipo o color de piel son dos aspectos determinantes cuando se trata de la tendencia a la hiperpigmentación. Es decir, el tono de piel puede influir en la predisposición a presentar diferentes tipos de manchas, como en el caso de las pecas o la Pitiriasis Alba.

Factores hormonales: Son los responsables de que muchas mujeres tengan una mayor predisposición ante las manchas. Se presentan en ocasiones específicas como, por ejemplo, el uso de anticonceptivos y el embarazo.

Su influencia es debido a que son capaces de aumentar la vulnerabilidad de la piel a la exposición a rayos solares.

Exposición solar: Altera la distribución de melanina cuando nos exponemos de forma excesiva sin utilizar fotoprotección adecuada. Como resultado, se generan las comunes manchas marrones.

Envejecimiento: El paso de los años trae consigo la disminución de melanocitos. Sin embargo, aquellos que permanecen incrementan su tamaño y se distribuyen de forma más focalizada, generando a su paso manchas en nuestro rostro.

También debemos tomar en cuenta que conforme avanza la edad, nuestra piel tiene menor capacidad para regenerarse.

En Centro Estética Mayte Garrido nos comprometemos a ser aliados de tu belleza. Tenemos las últimas técnicas para eliminar las manchas de la cara y ayudarte a lucir un cutis siempre radiante. Solicítanos una cita previa gratuita para que podamos realizar un estudio de las manchas de tu cara y de esta manera ofrecerte el mejor tratamiento para su eliminación.