Los probióticos juegan un papel fundamental en nuestro organismo, pues no sólo le aportan una gran cantidad de beneficios a nuestro intestino, sino que mantiene el sistema inmune en perfecto estado.

Según diversos estudios, el sistema digestivo controla en un 80% las defensas de nuestro cuerpo. Por lo tanto, las bacterias benignas del intestino tienen una correlación directa con el sistema imnulógico, así que cuidar este órgano es vital.

Los probióticos son esenciales para nuestro sistema digestivo, así que a continuación te explicaremos el porqué y te diremos de qué manera aprovechar sus beneficios ¡Acompañanos!

¿Qué son los Probióticos?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) ”Los probióticos son microorganismos vivos que, en cantidades adecuadas, confieren beneficios para la salud de la persona”

Ahora bien. Los probióticos son bacterias beneficiosas que se alojan en el intestino del ser humano y se encargan de optimizar el funcionamiento de la flora intestinal. De esta manera, logran contribuir en la absorción de nutrientes facilitando la digestión.

Además, aunque para muchas personas resulte poco creíble, los probióticos también fortalecen el sistema inmunológico, pueden ayudar con las alergias e incluso contribuyen a tratar las intolerancias alimentarias. Sin embargo, ampliaremos este tema con mayor detalle más adelante.

importancia probióticos

Beneficios de los Probióticos

Antes de conocer qué pueden hacer los probióticos por nuestra salud, es importante tener en cuenta que alrededor del 70% de las células inmunitarias que conforman nuestro organismo se alojan en el tracto intestinal.

Es por ello que resulta tan importante cuidar de nuestra flora intestinal, y una de las mejores formas de hacerlo es a través de los probióticos. Así que te diremos a continuación qué efectos positivos tienen en tu organismo:

  • Brindan una gran protección ante diferentes infecciones intestinales
  • Ayudan a prevenir y tratar diarreas en adultos y niños.
  • Facilitan la digestión, disminuyendo a su vez varias molestias como la acidez
  • Son capaces de regular el tránsito intestinal, ayudando también con los casos de estreñimiento.
  • Previenen las enfermedades inflamatorias crónicas del intestino (síndrome de intestino irritable y enfermedad de Crohn) e incluso contribuye con su tratamiento en caso de presentarse alguna.
  • Mejora notablemente la absorción de muchos nutrientes, como por ejemplo el calcio.
  • Ayuda con el tratamiento de infecciones urinarias, intolerancias alimenticias e incluso alergias.
  • Son los encargados de reforzar la función del intestino como barrera inmunitaria, por lo que al mismo tiempo fortalece todo el sistema inmunológico.
  • El consumo de probióticos contribuye en el aceleramiento del metabolismo, por lo que regulan la glucosa y la grasa.
  • Son capaces de cuidar del hígado, previniendo así las enfermedades en este importante órgano.
  • Combaten los efectos secundarios de los antibióticos, puesto que protegen nuestra flora intestinal. Así que lo más recomendable es tomar los antibióticos junto a probióticos.

alimentos probióticos

¿Cuáles son los Alimentos más Ricos en Probióticos?

Por lo general, el yogur es asociado con un gran número de probióticos, aunque existen otras comidas que también cuentan bacterias que fortalecen nuestra flora intestinal. Te contamos a continuación cuáles son y cómo añadirlos a tus dietas:

  • Kéfir: Consiste en un producto lácteo muy parecido al yogur, aunque con un contenido más alto en probióticos. Proviene del suroeste de Asia y el este de Europa; es fermentado mediante bacterias y levaduras, mientras que su nombre deriva de la palabra turca Keyif que significa ”sentirse bien”.

A través de este alimento se pueden tratar diversos problemas digestivos, al mismo tiempo que combate infecciones bacterianas y mejora la salud de los huesos de forma natural. Por lo tanto, es una alternativa excelente para aquellas personas intolerantes a la lactosa.

  • Kombucha: Se trata de un té verde milenario al que se le atribuye propiedades antioxidantes, depurativas y energizantes. Esta es una bebida endulzada y fermentada por efecto de una colonia simbiótica de levaduras y bacterias conocidas como SCOBY (Symbiotic Culture Of Bacteria and Yeast).

Entre las propiedades otorgadas a través de su proceso de fermentación se encuentran los aminoácidos, vitaminas, enzimas y ácidos orgánicos beneficiosos para la digestión y para la salud en general. No obstante, no es recomendable para aquellas personas que padecen brotes de la enfermedad cándida.

  • Chucrut: Estamos ante un alimento típico de Alemania que se obtiene a través de la fermentación de las hojas de repollo en salmuera. A través de este proceso se generan una enorme cantidad de bacterias, gracias a las que es considerado uno de los mejores alimentos probióticos. Igualmente es rico en vitaminas C, K y B e incluso contiene fibra.

El chucrut puede ayudar a calmar el apetito e incluso mejora la capacidad del organismo para regular el azúcar en la sangre, puesto que a menudo es preparado con un tipo de bacteria llamada Lactobacillus.

  • Pepinos agridulces: A través de los encurtidos se obtiene una importante fuente de probióticos, pero los pepinillos en particular contienen diferentes bacterias beneficiosas para la digestión. No obstante, para aprovechar al máximo sus propiedades se recomienda realizarlos de forma artesanal.

De igual forma, los especialistas recomiendan tener precaución con los pepinos agridulces, puesto que son altamente acidificantes.

  • Tempeh: Es típico de Indonesia y se produce a base del grano de soja fermentado. Tiene forma de pastel o turrón y cuenta con un importante contenido de proteínas (principalmente B12) y probióticos esenciales en la alimentación.

Es una opción nutritiva y saludable para la dieta de personas con insuficiencias cardíacas al ser bajo en sal (si se prepara de la forma adecuada).

  • Miso: El nombre de este alimento deriva del japónes, y traducido al español significa ”Fuente de sabor”; se trata de un condimento fermentado con una importante fuente de probióticos y que aporta un muy buen sabor en sopas, verduras, salsas y ensaladas.

Ahora ya sabes que los probióticos son microorganismos vivos capaces de aportar una gran cantidad de beneficios a nuestro cuerpo, aunque para asegurar su efectividad deben consumirse con regularidad, en las dosis recomendadas por el fabricante y durante un lapso de tiempo determinado.

Recuerda que antes de empezar a ingerirlos lo ideal es que consultes con un especialista, pues así sabrás cómo agregarlos a tu dieta y obtener el mejor resultado.