Ante la llegada de los meses de frío, resulta necesario tener en cuenta varios consejos para proteger la piel durante el invierno. Es por ello que reunimos en nuestro post todas las claves para que puedas lucir radiante en esta época del año.

Es bien sabido que el invierno afecta a todo nuestro organismo, incluyendo el sistema respiratorio, huesos y, por supuesto, la piel. En este último caso, las zonas más sensibles al frío serán el cuello, escote, manos, mejillas y labios.

Para evitar que éstos lugares del cuerpo resulten afectados, te contamos a continuación todo lo que debes tener en consideración ¡Toma nota y no pierdas detalle!

¿Cómo Afecta el Frío a la Piel?

Antes de entrar en materia, es importante que conozcas cuáles son las consecuencias negativas del invierno sobre nuestra piel. Al respecto, debes saber que el frío genera una vasoconstricción con el fin de minimizar la pérdida de calor hacia el exterior.

El efecto de esta reacción es una reducción de la circulación sanguínea en la piel, por lo que se transportan menos nutrientes y oxígeno. Incluso, se genera un deterioro de la capa hidrolípica.

Como resultado, al no utilizar una protección adecuada, lo que veremos será una piel más frágil, dañada, pálida y agrietada. Incluso, si el daño ha sido continuo y grave puede desencadenar la aparición de eccemas.

Por otro lado, mientras más intenso es el frío, menos grasa generan nuestras células sebáceas, por lo que se pierde la protección de grasa natural y la humedad se evapora.

cuidados de la piel en invierno

10 Consejos Definitivos para Cuidar tu Piel en el Invierno

1.-  Novedades en nuestra rutina de belleza: Durante el invierno es necesario mantener la piel 100% protegida y esto también incluye la capa protectora natural.

Es por ello que lo recomendable será usar bálsamos, cremas o leches limpiadoras suaves; en lugar de las espumas, agua micelar o toallitas que usamos comúnmente.

2. – Claves para cuidar tus manos: En tiempos de frío nuestras manos pueden volverse secas y ásperas. La forma más efectiva de evitarlo es optando por cremas que hidraten y equilibren el pH después de lavarlas.

Entre las mejores opciones encontramos la manteca de karité, los fosfolípidos y la glicina, los cuales mejoran la barrera del tejido.

3. – Protección extra y nutrición: El frío intenso puede llegar a quemar la superficie de la piel, haciendo que ésta se torne sensible y reseca. Debido a ello, en algunos casos podemos apreciar rojeces o asperezas.

Incluso, si nos exponemos al frío sin protección de forma continuada, el daño podría alcanzar las capas más profundas. Como consecuencia, hace que la piel tenga una sensación de alarma continua y cree anticuerpos para protegerse.

Además, es importante que aquellas personas que padecen algún tipo de dermatosis, utilicen un emoliente adecuado. Éste puede ser a base de alantoína, urea, lactato de sodio, y otros. Será muy útil para tener una piel sana y preparada para el invierno.

Para la protección del cuerpo, podremos optar por el aceite de sésamo, de jojoba o manteca de karité.

4. – Cuidado del rostro: Una buena opción para el proteger nuestro cutis es el aceite de germen de trigo. Otra recomendación es utilizar un serúm con vitamina C sobre la piel limpia en la mañana.

A la noche, una excelente alternativa es aplicar un Sérum hidratante con ácido hialurónico.

Asimismo, podemos optar por utilizar mascarillas súper protectoras y lipídicas. Éstas aportarán una barrera de protección extra y nutrirán, al mismo tiempo que brindan elementos grasos esenciales para reconstruir la barrera lipídica.

proteger la pien en invierno

5. – Combate la resequedad de los labios: El frío puede causar importantes daños a nuestros labios. Además, en conjunto con la salinidad de la saliva, es normal que éstos se resequen con mayor facilidad.

La razón es que la piel de esta zona es mucho más fina en comparación con la del resto del rostro. Por lo tanto, si no le cuidamos de forma adecuada, puede presentar falta de colágeno, así como bajos niveles de elastina y ácido hialurónico.

En estos casos, bastará con llevar siempre un buen bálsamo reparador a base de coco o manteca de karité.

6. – Fotoprotector ¡Infaltable!: En el invierno, la nieve es capaz de crear un efecto espejo que refleja hasta el 80% de los rayos ultravioletas.

Como resultado, junto a la acción del frío y el viento, nuestra piel se volverá más frágil, seca y vulnerable ante las quemaduras.

El modo de uso en estos casos será el mismo que en verano: lo aplicaremos 30 minutos antes de salir de casa, repitiendo la aplicación si estaremos mucho tiempo fuera.

7.- Cuidado con los productos agresivos: Durante esta época es importante utilizar solo productos suaves y testados dermatológicamente para el lavado de cara, cuerpo y manos.

cuidar la piel en invierno

8.- Mantener una dieta equilibrada y hábitos sanos: Incrementar el consumo de vitamina C y antioxidantes, así como beber de 1,5 a 2 litros de agua al día es de gran importancia. Así ayudaremos a nuestro organismo a mantener su barrera protectora en nuestra piel.

Además, también deberemos evitar ciertos alimentos que afectan negativamente como las carnes a la parrilla, alimentos muy procesados, el exceso de sal, las bebidas azucaradas y el azúcar blanco.

Entre las mejores opciones para nuestra alimentación están los zumos de frutas frescas y frutos secos. Además, también deberíamos incluir hortalizas como el apio, verduras de hoja verde, aguacate y zanahorias.

9.- No expongas tu piel a duchas muy frías o muy calientes: En estos casos la temperatura recomendada es desde los 35 a 38°C. Además, evita ducharte más de una vez al día. De lo contrario, aumenta la deshidratación de la piel.

10.- Evita los cambios bruscos de temperatura: Al llegar la temporada de invierno, en muchas ocasiones, se usa (y a veces en exceso) la calefacción o los radiadores.

Por ello, al salir o entrar de lugares con temperaturas muy diferentes, la piel tiende a mostrar efectos adversos (como la resequedad). Para evitarlos bastará con bajar un par de grados la calefacción para que nuestro cuerpo se adapte progresivamente.

Esperamos que todos nuestros tips te hayan sido de gran utilidad. No olvides cuidar siempre de tu piel con las rutinas y productos recomendados ¡Y disfruta del agradable invierno!