Hacer gel antibacterial casero en casa es bastante fácil y ante la pandemia del coronavirus se ha vuelto una opción bastante asequible para muchas personas. En tal sentido, entre las recomendaciones más importantes que ha hecho la Organización Mundial de la Salud está el mantener la correcta higiene de nuestras manos para evitar el contagio.

Por lo tanto, en caso de que no cuentes con agua y jabón en un momento determinado, la mejor opción será estar preparados con un buen gel antibacterial casero que nos brinde tal protección.

Igualmente al preparar tu propio antibacterial casero le estarás haciendo un favor a tu bolsillo. ¿Quieres descubrir cómo preparar un gel antibacterial hecho en casa? ¡Te lo contamos todo a continuación!

Antes de empezar a preparar el Gel Antibacteriano Casero

1) Al desinfectar tus manos debes evitar tener contacto con objetos posiblemente infectados como por ejemplo tu móvil. En este caso particular es muy importante que utilices toallitas con alcohol para eliminar el riesgo.

2) Un desinfectante de manos por lo general contiene un aproximado de 60% de alcohol isopropílico que le otorga la capacidad de eliminar las infecciones y gérmenes. Por lo tanto, si la piel de tus manos es sensible lo mejor que puedes hacer es agregar al menos un 30% de aloe vera que se encargará de evitar daños.

3) Un desinfectante de manos será tan eficaz como tú lo decidas, por lo que si no lo aplicas de la forma correcta no podrá protegerte.

En este sentido, los especialistas aseguran que la manera adecuada de desinfectar tus manos será aplicando el gel sobre la superficie de la mano; frotándolas entre sí y posteriormente entrelazar los dedos de ambas manos continuando con la frotación.

Y por último deberás frotar la parte posterior de los dedos contra las palmas opuestas. Ten en cuenta que deberás repetir este proceso con cada mano. Al tener ambas manos secas estarán completamente desinfectadas.

gel natural coronavirus

Materiales necesarios y preparación del Gel Antibacterial Casero

Los materiales que necesitarás son:

  •  ¾ de cucharadita de carbopool
  • 90 ml de alcohol etílico (etanol al 72%). Serán alrededor de 13 cucharadas soperas.
  •  ¼ de cucharadita de trietanolamina
  • ¼ de cucharada de glicerina pura
  • 1 Colador de malla fina
  • 1 Recipiente de vidrio de 1 litro
  • 1 Agitador de globo
  •  Recipiente de vidrio pequeño
  • Envase pequeño de plástico de unos 100 mililitros en el que almacenarás tu antibacterial para llevarlo contigo en todo momento.

Para empezar con la preparación de tu antibacterial casero tendrás que colocar el colador de malla fina encima de un tazón de vidrio, para posteriormente verter el carbopool dentro de él. Al hacerlo tendrás que eliminar los grumos que queden utilizando una cucharilla hasta pulverizarlo completamente.

Luego de esto vierte el alcohol isopropílico dentro de otro recipiente agitándolo constantemente mientras añades progresivamente el carbopool. Debes seguir mezclando suavemente hasta agregar también toda la glicerina.

Al disolverse totalmente el carbopool y no haya quedado ningún grumo, podrás empezar a agregar la trietanolamina gota por gota (sólo la cantidad requerida) mientras continúas agitando la mezcla. A partir de este instante podrás notar que empieza a adquirir la consistencia de gel.

Y para terminar vierte tu gel antibacterial dentro del envase pequeño, y en caso de ser necesario agrega más alcohol para alcanzar la consistencia que deseas.

gel natural antibacterias

Gel Antibacterial Casero con Ingredientes Naturales

En caso de que prefieras una alternativa más natural y sin muchos químicos, te diremos a continuación todo lo que necesitas para prepararlo:

1) Un frasco dosificador con una capacidad aproximada de 1 litro para almacenar la totalidad del producto.

2) Un recipiente de plástico de unos 100 mililitros aproximadamente. Lo ideal es que tenga el tamaño ideal como para trasladarlo en el bolso o utilizarlo sin problemas en nuestro espacio laboral.

3) 90 mililitros o 6 cucharadas de alcohol isopropílico; éste será el encargado de eliminar los microorganismos, impedir su proliferación y protegerte de peligrosas enfermedades como el Covid-19

4) 10 gotas de aceite esencial de lavanda debido a su excelente capacidad de combatir una gran cantidad de bacterias y virus.

5) 16 gotas de aceite de árbol de té puesto que es un ingrediente importantísimo debido a sus propiedades antivirales y antibacterianas.

6) 8 cucharadas de gel de aloe vera que será perfecto para evitar irritaciones a causa del alcohol isopropílico en pieles sensibles. Y por si fuera poco, el aloe vera es considerado un conservante muy eficaz.

7) 5 gotas de aceite de azahar, eucalipto, rosa mosqueta, limón u otro aceite esencial para otorgar un olor agradable a nuestro gel antibacterial.

Para dar inicio a la preparación tendrás que agregar las 8 cucharadas de gel de aloe vera dentro de un recipiente de vidrio. Posteriormente, añade 6 cucharadas o 90 mililitros del alcohol isopropílico. Lo más recomendable es utilizar el etanol con un nivel de concentración superior a un 60%.

Al hacerlo tendrás que añadir las 16 gotas de aceite de árbol de té, las 5 gotas del aceite esencial que hayas seleccionado y las 10 gotas de aceite de lavanda. Lo más aconsejable es usar un cuentagotas, pero antes asegúrate de que éste se encuentre estéril.

Al verter todos los ingredientes necesarios mézclalos muy bien hasta obtener una masa homogénea y con textura gelatinosa. En caso de que haya quedado demasiado espesa para ti, puedes optar por agregar un poco más de los aceites esenciales.

Por último, vacía el gel en el frasco dosificador y un poco en el envase de plástico de 100 mililitros para que esté listo si decides salir de casa.

Ya lo sabes; protegerte ante los virus y bacterias está en tus manos. No obstante, como consejo final, es muy importante que coloques el recipiente con tu gel antibacterial en un espacio seco y fresco, pues de esta manera evitarás que se dañe o que el alcohol se termine evaporando.

Esperamos que nuestro artículo haya sido de gran ayuda, y de ser así coméntanos ¿Cuál ha te ha parecido la mejor opción? ¿Te animas a preparar alguno?